Al rescate de la agricultura

° El Niño Costero dejó herido de muerte al sector con grandes pérdidas de cultivos e infraestructura.
° Se buscan estrategias para el aprovechamiento de los grandes proyectos de irrigación Olmos y Chavimochic.

El devastador paso del Niño Costero no solo dejó muertes y miles de familias desamparadas sin viviendas hasta el día de hoy, sino que también ha afectado a la agricultura y ganadería de la mayoría de departamentos del país, principalmente en las regiones del norte.

Más de 200 mil hectáreas de cultivo afectadas o perdidas, varios kilómetros de canales de riego afectados y destruidos en infraestructura del sector agrícola, miles de animales muertos, es el triste panorama que causó el evento climatológico con el más grave impacto en lo que va del siglo XXI.

Según la Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro), al menos 2,100 millones de soles en pérdidas para el agro y la ganadería fue lo que dejaron las lluvias e inundaciones en el paso del fenómeno natural en el 2017.

Recuperar el agro

Un año después de estos sucesos, poco se ha hecho para reactivar las actividades agrícolas y pecuarias en el país. Se ha propuesto planificar la recuperación de la infraestructura procurando generar empleo para los productores afectados. También otorgar a los campesinos créditos a tasa cero o con mínimo interés según la verificación de los daños sufridos. Asimismo, la asignación de un fondo especial y el pago de bonos para los damnificados.

Todas las posibilidades de recuperación de este importante sector que es fuente sostenible de trabajo, riqueza y seguridad alimentaria para todos los peruanos, será analizado y discutido en el Congreso Nacional Quinquenal del Colegio de Ingenieros del Perú (CIP) a desarrollarse en Lima del 16 al 18 de mayo próximo.

El Ing. José Mendoza, presidente del Capítulo de Ingeniería Agrícola del Consejo Departamental de Lima del CIP, manifestó que este encuentro trascendental busca soluciones a los problemas que ralentizan el progreso del país, como es la situación ruinosa a la que ha devenido el agro.

Grandes proyectos de irrigación

Pero no solo es víctima de la naturaleza. El agro se enfrenta también a las consecuencias de varios años de desidia y la corrupción política le ha salpicado recientemente, pues el proyecto de irrigación Olmos que debe salvar las tierras secas del norte, tiene la marca Odebrecht.

Para el Ing. José Mendoza, Olmos, Megaobra hidroenergética que permitirá irrigar unas 38 mil hectáreas en Lambayeque, no ha respondido aún a las expectativas que generó su inauguración en el 2014 y es por ahora la esperanza frustrada de agricultores y agroindustriales.

El mejor destino de Olmos y Chavimochic (proyecto que incorporará a la agricultura 63 mil hectáreas de tierras nuevas en La Libertad) será también un tema de análisis en el Congreso Nacional Quinquenal del CIP, uno de cuyos ejes temáticos son las políticas de desarrollo nacional, lo que contempla la agricultura y la seguridad alimentaria, anotó el Ing. José Mendoza.

Acerca del autor: admin

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.