Exceso de trámites impide el desarrollo de la acuicultura

° Actividad representa solo el 2.6% de la producción pesquera total.

° Desarrollo de la acuicultura es tema del Congreso Nacional Quinquenal del CIP

Los trámites burocráticos hacen que el proceso para obtener la concesión o autorización que permita desarrollar la acuicultura tarde más de dos años, un tiempo excesivo que desalienta a los inversionistas.

La acuicultura –que es el cultivo de organismos acuáticos en zonas costeras y del interior– contribuye con la seguridad alimentaria y genera empleo. Enfrenta sin embargo problemas como la falta de impulso de los organismos del Estado a la diversificación y a la promoción de los especies acuícolas en mercados internacionales.

El Ing. David Mendoza Ramírez, especialista en gestión y desarrollo de la acuicultura y la pesca, manifiesta que el Estado debe fortalecer la promoción de inversiones en acuicultura sobre áreas completamente saneadas para garantizar la seguridad jurídica a las empresas y las libre de conflictos sociales.

El Ing. David Mendoza Ramírez es autor, junto con Christian Berger Cebrelli y Karl Berger Cisneros, del trabajo técnico “La acuicultura peruana, una mirada al 2025” que expondrá en el Congreso Nacional Quinquenal del Colegio de Ingenieros del Perú en mayo próximo.

¿Por qué es importante la acuicultura?, ¿qué beneficios trae consigo?

La acuicultura es una actividad importante para la producción de alimentos sanos e inocuos que aprovecha muy bien el área donde se desarrolla y contribuye con la seguridad alimentaria, el desarrollo económico y territorial, y la generación de empleo directo e indirecto.

¿El Perú es un país con tradición acuícola?

El Perú es un país tradicionalmente pesquero. La acuicultura es una actividad relativamente nueva que se inició en la década de 1950 con los cultivos de trucha arco iris. En las décadas del 70 y 80 se sumaron nuevos cultivos como el de langostino y concha de abanico. Estas tres especies son las más producidas en el país.

¿Cuál es la proporción entre pesca y acuicultura?

Según el Ministerio de la Producción, al 2016 la acuicultura representaba el 2.6% de la producción pesquera total para consumo humano directo e indirecto; sin embargo, cuando se compara la acuicultura solo con la pesca para el consumo humano directo, representa el 8.3 % de la producción de productos hidrobiológicos. Pero se sabe que los sistemas para recabar información estadística no son buenos, así que si a esto sumamos la producción informal, la cifra podría ser mucho mayor.

¿Qué intentos se han hecho para que prospere la acuicultura en el Perú?

En la Ley General de Pesca, Decreto Ley N° 25977, se dio el primer marco legal para brindar las autorizaciones o concesiones para desarrollar la acuicultura, sin embargo tenía muchos vacíos. Es en el 2000 que se da la Ley de Promoción y Desarrollo de la Acuicultura, Ley N° 27460, a fin de impulsar su desarrollo. Posteriormente se emite el Decreto Legislativo 1032 que declara de interés nacional la acuicultura y crea la Ventanilla Única de Acuicultura (VUA). Hubo avances pero aún existen fallas para simplificar y unificar los procedimientos para el acceso a la actividad. También hay deficiencias para promover las inversiones y escasos incentivos para diversificar la actividad acuícola.

¿Qué licencias o permisos se necesitan para desarrollar la acuicultura?

Para acceder a la acuicultura se requiere de concesiones que se otorgan en ambientes acuáticos públicos, o autorizaciones que se otorgan en terrenos privados. Para esto se exigen requisitos que incluyen expedientes técnicos y estudios ambientales que, según su categoría, pueden ser Declaraciones de Impacto Ambiental o Estudios de Impacto Ambiental semi detallados. Luego de aprobados estos por el Ministerio de la Producción o los Gobiernos Regionales, se debe continuar con otros tramites como la licencia de uso de agua otorgado por la Autoridad Nacional del Agua o la habilitación de área acuática que entrega la Dirección de Capitanías y Guardacostas del Perú. Además, si se tiene infraestructura en tierra, deben gestionarse las licencias de operación o funcionamiento en los Gobiernos Locales y ante SANIPES la habilitación sanitaria de centro de cultivo.

¿Cuánto tiempo tarda cumplir con esos trámites?

En su conjunto pueden demorar más de dos años, por lo que la simplificación y unificación de procedimientos es lo más apropiado para agilizar los permisos y licencias. Por esto es necesario que se ponga en operatividad la Ventanilla Única de Acuicultura que fue creada con el Decreto Legislativo N° 1032.

¿Cuáles son los desafíos que enfrenta la acuicultura?

Existen diversos desafíos, partiendo por los procedimientos de acceso que se deben seguir para realizar la actividad acuícola, los mismos que se encuentran dispersos en diversos procedimientos en varias instituciones como PRODUCE, DIREPRO, ANA, DICAPI, SANIPES y hasta en los Gobiernos Locales. A pesar de que se creó la Ventanilla Única de Acuicultura y haberse considerado a la acuicultura como una actividad de interés nacional, ésta no funciona y los permisos no son oportunos.

¿La promoción de los productos acuícolas en los mercados internacionales es otro desafío?

Sí, sigue siendo una tarea pendiente dado que las acciones de inteligencia comercial, la identificación de nuevos nichos de mercado y la promoción de especies acuícolas peruanas son limitadas y las acciones de soporte que brinda el Estado aún son insuficientes.

¿Cómo pueden sentirse seguros los inversionistas al optar por la acuicultura?

La promoción de inversiones sobre áreas completamente saneadas para el desarrollo de la acuicultura es una acción que el Estado debe fortalecer, a fin de brindar una adecuada seguridad jurídica a las grandes inversiones, otorgando áreas acuáticas o terrenos eriazos aptos para el desarrollo de cultivos de peces, crustáceos, moluscos o algas, evitando conflictos sociales.

¿Cómo se puede impulsar la diversificación de la acuicultura?

Puede ser a través de incentivos tributarios, dado que el Perú tiene especies con un potencial de desarrollo importante, en especial en el cultivo de peces marinos que cuentan con mercados y tecnologías de cultivo disponibles a nivel mundial y que pueden ser adaptados a las condiciones del país.

¿Existe en nuestro medio la tecnología necesaria para el despegue de esta actividad?

Existen tecnologías adecuadas para el desarrollo de trucha, langostino, concha de abanico y tilapia; sin embargo, existen tecnologías en el mundo que pueden atraerse para mejorar la productividad de otras especies, además de innovaciones que pueden adaptarse a los sistemas de cultivo actuales.

¿Qué hace falta para esto?

Hace falta el fomento a la innovación y desarrollo tecnológico sobre especies que se cultivan actualmente y de especies priorizadas con potencial de convertirse en industrias, de tal modo que se atienda la demanda de la cadena productiva de la acuicultura. Para esto el soporte institucional y el otorgamiento de fondos no reembolsables serán vitales.

¿Se hace en las universidades la investigación suficiente para llegar a sistemas innovadores que desarrollen la acuicultura?

La investigación en las universidades muchas veces esta desconectada a las necesidades de los productores y no cuentan con equipos consolidados de investigación. Esto debe mejorarse.

Acerca del autor: admin

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.